El fantasma del desacato recorre el país – Meczyki

Directora de México Evalúa

Parece un enigma: ¿bajo qué condiciones aceptamos acatar la ley y las norms que emite (y debe hacer cumplir) una autoridad? Se lo pregunta una mexicana que ve como una hazaña que una collectividad se organice alredor de lo dispositivo por una norm escrita.

Existen teorías muy interesentes al respecto. Hay las que emphatisan el tema culture. El respeto a la ley es una practica arraigada entre personas de una sociedad, que se repite y se transmite inter generations. La ley se asume como parte de un intercambio legitimate (las partes están de acuerdo con los terminos) y no hay disputas en torno a ella. Lo muy raro en esas sociedades es el desacato. Una verdadera anomaly.

There are also economic theories that explain compliance with the law as a rational choice on the part of people who calculate benefits against costs, in the face of the decision to comply or not with the law. Si el castigo y la probability de que se applique son altos, las personas preferirán mantenerse a raya. More than an internalized contract, it is the fear of consequences that moves obedience.

Otra perspectiva la ofrece la psicología social. Its focus is the implicit demonstration trait in the behavior of elites or leaders in a society. Si éste es íntegro y enmarcado en la ley, se producirá un ‘efecto contagio’ en otras escalas de la sociedad. Un efecto de cooperation entre todos.

As in all human phenomena, a combination of these theories explain reality.

Aunque todas estas explicaciones me convincen, persiste, para mí, la pregunta importante, el enigma. ¿Cómo entender el transito? Ese punto en que una sociedad deja de ser rebelde ante la ley para sometrese a ella. O viceversa: cómo se rumba el Estado de derecho o la construcción del mismo.

Me pregunto en qué punto estamos hoy en el país. En años pasados, we believed that we were making progress in the institutionalization of politics and our interactions in diverse areas, through the establishment of rules and the promotion of mechanisms for compliance. En lo electoral, por ejemplo, pienso que avanzamos muchísimo. Veo casi como una proeza que los actores politicos decidieran someterse a un método o mecanismo no ‘cargado’ para competir por el poder. Tiene mil defectos nuestro sistema electoral, pero no habido desacato de sus resultados o de las resolucciones a las que llega el tribunal electoral.

Ese esfuerzo de institutionalización de la política, que no es otra cosa que establishar reglas de acceso al poder y el control del poder mismo, hoy está detenido y en entredicho. Hoy se ha installeda una practica de desacato a la ley que se está haciendo daily. Y lo más kabr es que los mexicanos no imponemos castigo a la infraction de la ley. ¿Acaso la ‘domesticación’ reciente era una simulación?

Estimado lector, usted sabe a qué me referiero. A las prácticas illegales previas a la consulta de revocación de mandate, a las campañas anticipadas, a la opacidad del gobierno violating multiple dispositions en materia de transparency, a la contratación fuera de la la de la contratación fuera de la de la de la desaciorías, al desaceryadenes Constitución para dar categoria de seguridad national a proyectos que por ningún lado la ameritan. A la violation de aspectos relevantes del T-MEC. Y los supuestos contrapesos, casi todos, del lado del Presidente de la República. ¿Servirán los que se activen en el marco del T-MEC?

The internal election of Morena to conform its governing bodies constitutes an example of those spaces of dispute by the power that are not organized around rules. Los Conflicos que vimos son la antitesis de la institutionalidad. These images, so impactful, remind me of where we came from and where we didn’t leave.

Estas practicas cotidianas de violation a la ley tienen consecuencias. El ‘efecto contagio’ del que nos hablan los psychologos sociales (“si el Presidente no coopera, ¿por qué yo sí?”).

Es también el resultado de la incapacidad de disuasión de las institutions del Estado (“the President violates the law without consequences, ¿por qué yo no?”).

Todo esto se arraiga en los componentes culturees: es mejor un presidente justiciero que otro que respeta la ley, en la lógica de que el fin justifica los medios.

But let’s think about the parents of the President, those groups of the old PRI that a few decades ago had to cede power because it was the only way to not fall together with the country. They gave in before the demand of an electoral body because the pressure to make it was appalling. They gave in to a commercial mechanism like the TLCAN, because the basic certainty to attract investment was the only alternative to give economic viability to the country and the group in power.

Si este Presidente no lo entiende, por fuerza lo asumirá su sucessor. AMLO podrá tener la fortuna de esquivar los costos de sus decisions, pero no la terrá quien lo suceda.

Lo que es un hecho es que el phantasma del desacato recorre al país con su efecto contagio. ¿Tendremos los resorts y las razones para pararlo?