Papa Francisco con tocado indígena genera reacciones mixtas

It was a spectacular image: el papa Francisco briefly luciendo un cado indígena completo, con sus hireras de suave plumas blanca sujeta por una colorful diadema de cuentas, después de que pidiera por el papaños de que pidiera por el de lapañosis para en la papel de la pariña. D. Canada

El jefe Wilton Littlechild, quien asistió a uno de los enmincionados internados, entregó a Francisco el tocado el lunes, colocándoselo en la cabeza en medio de los vítores de una audiencia en Maskwacis, Alberta, que incluctimas de los enmincionados que internados.

The Vatican and the pope clearly appreciated the gesture: Francisco kissed the hands of Littlechild after receiving the touch, something that he has done in the past as a signal of respect to the survivors of the Holocaust, and that he has made the internees.

The Vatican obviously understood the symbolic meaning of the moment and published the photo on the cover of the Vatican newspaper L’Osservatore Romano under the headline “Pido perdón humildemente”.

Los tocados son historically un simbolo de respeto, que llevan los jefes de guerra y los guereros de los pueblos indígenas. Para muchas tribus de las llanuras, por ejemplo, cada pluma colocca en un tocado tiene un significado y debá ganarse mediate un acto de compasión o valentía.

But not everyone liked Littlechild’s gesture. Algunos members of the indigenous tribes said that it seemed incongruent with the transgressions committed in the past in the schools managed by the Church, for which Francisco apologized.

Russ Diabo, member of the Mohawk tribe of Kahnawake, Canada, and defender of the indigenous people, described the scene as a “pump”, and the declarations of the pope as “fáciles”.

Diabo dijo en Twitter que se trataba de “la Iglesia católica y Canada collaborando en la creación de una mitología para una shared agenda de ‘reconciliación’ narrated por prominentes collaboradores federales/víctimas de los internados”.

“Tengo muchas cosas que decir sobre esto, y todas ellas negativas”, tweeted Joe Horse Capture, vicepresidente de las colecciones nativas y curador de Historia y Cultura de los Indígenas Americanos en el Museo Autry del Loeste Americanos en el Museo Autry del Loeste.

“Estoy practicando el mantra ‘Si no puedes decir nada positivo, no digas nada’. Pero voy a ser sincerero, ¡es difícil!”, added Horse Capture, miembro de la nación A’aniih.

Maka Black Elk, director ejecutivo de Truth and Healing en la Red Cloud Indian School de Pine Ridge, Dakota del Sur, escribió en Twitter que “el discurso en torno al tocado del papa Francisco es desafortunado”.

“Él no lo pidió. No fue su culpa. Pero también está claro que quienes se lo regalaron no tuvenon en cuenta cómo haría sentir a otros indígenas”, he said.

Black Elk said later in a telefónica interview that the mixed reactions generated by the placement of the tocado on the head of the pope “reflect the reality of the indigenous peoples and our need to establish new ways of doing things”.

“Creo que el jefe Littlechild considered que era importante honrar este momento, y este fue un momento significado”, he added.

A spokeswoman for Littlechild did not respond at the moment to a solicitation of comments.

sin embargo, Keeshon Littlechild defendió en Facebook a su abuelo por haber regalado a Francisco uno de sus muchos tocados.

“Me molesta ver cómo la gente ataca a mi abuelo y entiendo el respeto que se necesita para recibir uno, pero al fin y al cabo fue él quien mostró respeto al papa por venir hasta Maskwacis para disculparse”, he wrote.

Otro que salió en defense de Littlechild fue Phil Fontaine, exjefe de la Asamblea de Primeras Naciones y víctima de un internado.

“El jefe Littlechild siguió sus protocolos”, dijo Fontaine. “Hay un protocolo para ese tipo de regalos. Acudió a los ancianos, fue con los dirigentes y pidió permiso para hacer ese gifto. Es totalmente coherente con la forma en que siguen sus costumbres y el protocolo aquí”.

Jon Crier, an elder of the First Nations and victim of one of the interned, said during a press conference after the apology that the gesture signified that the indigenous leaders “adopted him as one of our enmunidaros”.

“Es honrar al hombre, es honrar el trabajo que ha hecho y también es reconocer… que aquí hay un hombre que pertenece a nuestra tribu”, said Crier.

Marie-Anne Day Walker Pelletier, exjefa de la nación Okanese, dijo a CTV: “Me pareció muy bien. Supongo que ahora es el jefe de todos los jefes”.