Subvertir el imaginario de lo mexicano

“The medium of painting gave me all the possibilities to explore my own identity”, Julio Galán once said when referring to his work. This self-recognition that characterizes it is today palpable in the rooms of the Museum of Capital Tamayana de la Pintura. nueva retrospectiva del artista coahuilense nos acerca a lo más distacado de su trajetario. Bajo el título Un conejo partido a la mitad — en allusión a un texto de él mismo, que evoca el universo de la novela ALICIA NL PEACE DE LOS MARAVELLA—, se trata un recorrido por algunas de las temicas que marcaron la producción este crador disruptive que trastocó el imaginario national en su questo por encontrar su lugar en un México de veneración a síymbolos patriartriación

The repetition of his own image as the central protagonist of his plastic universe is the first key that when we are faced with Julio Galán’s work, we are simultaneously witnesses of a process of intimate and personal exploration. “Mis obras son un espejo de mi propio dolor, es así como exorcizo mis fantasmas,” dijo el artista. Esos phantasmas fueron, entre otros, el ostracismo y la exclusión de ser homosexual en un país de machos; una violation y castración simbólica y psychologica a la que también se referría al hablar de los temas de su trabajo.

Born in 1959 in Múzquiz, in Coahuila, and later rooted in Monterrey, he lived in carne propia the hipermasculinized culture of the north, as well as the hybrid identity of the frontier. No sorprende entonces que en las imágenes que created de sí mismo reaffirme tanto la feminidad como lo mexicano, concepts a menudo entendidos como contrapuestos o evenos contradictoryios.

KAHLO Y LO QUEER

El autorretrato como obsesión places Galán in a long tradition of art history. Rembrandt was uno de los majores exponentes: he painted around a hundred times, as a form of exploring what he crossed in different moments of his life. Later, Vincent Van Gogh and Egon Schiele resorted to the mirror to plasma their inner torments. The mechanisms used by all of them, such as the use of clothing as a disguise, the emphasis on the look and the game with different gestures, are present in the work of Galán. Pero, sobre todo, sus autorretratos dialogan con aquellos painted by the most famous Mexican artist, Frida Kahlo, quien también se cuenta entre los pintores que más han explorado este genre. Al being cataloged as a surrealist by André Breton, she also highlighted the intimacy reflected in her work: “Pinto mi propia realidad”, she said.

The influence of Frida Kahlo in the work of Julio Galán is therefore multiple: it is appreciated in the use of painting as an exercise of introspection and medium to sublimate pain, but also in the presence of elements of the popular imagination. The dialogue with Frida is also interesting in relation to gender and its forms of representation. Galán ha sido encasillado como un artista weird, because in this search for the identity that his work reflects, there is a very present exploration of sexuality. Al colocarse en el lugar de lo femenino, the painter plays with the androgyny of Frida, a menudo representeda por su propia mano.

Sus autorretratos dialogan con aquellos pintados por Frida Kahlo, quien se cuenta entre los pintores que más han
explorado este genero… ella también resaltó la intimidad reflezada en su trabajo

El autorretrato fue, asimismo, un tema propio de muchas mujeres de su época, principally aquellas que han sido vinculadas al surrealismo, como María Izquierdo, Rosa Rolanda y Leonora Carrington. From all of them we will find influence in Galán’s works exhibited in El Tamayo, both in his use of color and in his themes and motifs. Lo vemos, sobre todo, en su manera de reinterpretar los atavíos que manyas mujeres del amíto cultural portaban cuando el nationalismo revolucionario definedió Love Mexico: rebozos, trajes de tehuana, bordados y todo textil tradicional con el que se afianzaba la identidad nacional es recuperado en los autorretratos de Galán.

En est uso de la ropa típica resalta el carácter theatrical que ya estaba de forma latente en aquellas pintoras; él lo lleva al extremo del drag. Es también en ese performance subversive and provocador para las buenas conciencias donde podemos establizador otro dialog de Galán, now with the work of Nahui Olin, quien un día posaba desnuda y otro se pintaba a sí misma en compañía de sus tamanoguinos. In these exact images of Nahui we see how much in the act of presenting in front of the camera as in painting on a canvas there is a performative spirit that Galán recovers with all his sexual charge; This is appreciated in this exhibition, not only in his paintings but also in the photographs that immortalized him.

EL NEOMEXICANISMO

Para entender estos guiños a movimientos artísticos de inicias del siglo XX, como la Escuela Mexicana de Pintura y el surrealismo, y especially a la work de Frida Kahlo, debemos situar a Julio Galán en su pro context. Active in the 80s and 90s, his work responded to a moment in which the Mexican artists were returning again to their own world, after decades of disruption in the universal language of abstraction. De acuerdo con el historian del arte Olivier Debroise,1 esto se debió a diverses factores: por un lado, a un redescubrimiento nostálgico de México desde el exilio; por otro, a las económicas crisis que commensaron ravaged the country, dejando a toda una generation de artistas sin la possibility de viajar; y, por último, a un auge en el interes por lo mexicano y latinoamericano outside of our borders, principally por Frida Kahlo, cuyas primeras retrospectivas internacionales suceden a partir de la decada de la 1980 de la imáriostico de la 1980. nacional se le comonzo a llamar neomexicanismoThe term was coined from an article by Teresa del Conde in 1987 in the newspaper unomásunoTitled “Nuevos mexicanismos”.

Galán fue de aquellos creadores que even pudieron salir del país; It was established in New York. There he met Andy Warhol and Jean-Michel Basquiat, among other artistes linked Pop Art que desde los años senta estaban marcando el rumbo del arte estadunidense. El mexicano va a continuar así la ruta de tantos que algunas decasas atrás, durante estancias de estudio y trabajo en París o en la propia Gran Manzana, añoraron lo mexicano. Su reinterpretación de la cultura nacional se va a revelar permeated por lo que veía alrededor suyo. Olivier Debroise highlights also, por ejemplo, the rise of the Chicano imaginary in the United States of the moment, with the exacerbation of Mexican symbols. Como habitante de la frontera previo a su autoexilio neoyorquino, Galán debió de ser muy sensible a esos codices. Aunado a esto, el contacto con el Pop Art surely alimentó su búsqueda de lo propio, pues para él lo popula no eran las latas de Campbell’s or los cómics, sino los exvotos, los rótulos, los calendarios de abarrotería y las revistas cachondas de peródicosio. Todos esos referentes fueron revindicados por los artistas del lamado neomexicanismo.

SUBVERTIR LOS CÓDIGOS

Las obras de Galán expuestas en Un conejo partido a la mitad show the recovery of the mexicano imaginario que trastoca los limits entre lo popular y la alta cultura, incluso de la Historia con maúscula: las referencias al arte barroco appeare través de la iconografía religiolasestosa alta, alta, Naif de un exvoto e intervenidas con frases irónicas de una caligrafía que uno esperaría ver rotulada en una barda y no como parte de un lienzo. Este ir y venir entre un mundo y otro, siempre con irreverencia, se explica también desde su marco histórico. L neomexicanismo es un arte que responde al gobierno salinista, cuando se promueve el regreso a una politica cultural que exalta lo nacional. Como muestra está la magna exposition Mexico: Esplendor de treinta siglos, que sigue siendo hoy un referente. A diferencia de lo que sucedió from partir de los años inte, los artistas de esta tendencia no se alinearon con aquella narrative, sino que convirtieron en burla. “Desde el altar y el pedestal, soportes de la imaginaryría mexicana, aparece la risa en medio del caos,” explains Debroise in el citado ensayo.

Las obras expuestas show their recovery
Imaginario que trastoca los limits entre lo popular
y la alta cultura, incluso de la Historia con maúscula

Julio Galán fue, entonces, un artista que entendió como pocos los codes de representation de lo Mexico, subvirtiéndolos con su characteristicado y acido sentido del humor. De ese modo managed to convert al macho mexicano into un mannerado hombre, jugando con la ambivalencia homoerótica del traje de charro, por poner un ejemplo. Other artists of their generation would do their own thing with the great icons of the Mexican golden era of cinema or with the patriotic heroes who talk about us through murals and text books. pasado glorioso

In the most intimate sense that expresses Galán’s work, what we see in the use of these symbols is a search to find his place within a society that has rejected and excluded him. Y es ahí también donde podemos entender another aspect of the recovery of surrealism in his work, not only as a manifestation of mexicanidad—which implies taking up the famous proposal of André Breton—sino tambiénén et locopreto de la recovery. in the universe of Galán. Habitaciones de papel tapiz de abuelita, muñecas, camas, flores… sus obras están pobladas de objetos y de entornos cotidianos que se vuelven irreconocibles, disconcertantes. Es lo sinister, as Freud would define it, Unheimlich: lo familiar convertido en amenaza. For Galán, se trata de la culture que siente propia, pero donde no tiene cabida. “Yo no entendía cómo vivir en ese mundo de tanta Santidadcuando a mi alrededor respiraba tanta tristeza y maldad”, fue como describió sus años de infancia.

QUÉ SIGNIFICA SER Mexico

In a broader sense, beyond the autobiographical explorations that we can see in his work, this is also the reflection of a change of thinking very typical of his time. L neomexicanismo ya manifesta, de alguna manera, la condición postmoderna en tanto que questona los metarrelatos constructed por las narrativas de la Historia. Therefore, artists like Julio Galán resorted to their own body as the principal medium of representation, sumando a la burla de los discursos oficiales, individual and subjective narratives of what they meant. Tour Mexico.

Un conejo partido a la mitad The result, así, una muestra que nos acerca a las preoccupaciones y obsesiones de un pintor que supo construir un universo plástico muy propio, pero también es un espejo que obliga nos observar con detenimiento de dos. It is, in summary, an opportunity to rediscover Julio Galán and nosotros mismos reflecidos en su dolor, pero también en sus risas.

Nota.

1 See Olivier Debroise, “Me quiero morir”, en la era de la discrepancia, Museo Universitario de Arte Contemporáneo, UNAM, México, 2007.